Bob Dylan – Forever Young


Bob Dylan. Con eso debería estar todo dicho. Mañana Mr. Robert Zimmerman, más conocido como Bob Dylan cumple 70 años. Tal vez porque es la música que escuchaba cuando estaba en la cuna, es el artista al que retorno una y otra vez, y me sirve para todos los estados del ánimo. Es tal su legado que elegir una sola canción, un solo disco, resultaría imposible. Una vez tuve el honor de verlo actuar en directo; y digo el honor y no el placer, porque el concierto fue atroz, pero a él se le perdona todo.

70 años, pero su mensaje es siempre actual, siempre joven, así que hoy voy a proponer Forever Young, una pequeña joya más de su enorme repertorio. Para los que tenemos la inmensa suerte de ser padres, la letra de esta canción es simplemente conmovedora, o debería serlo en mi humilde opinión.

May you build a ladder to the stars, 
and climb on every rung,
may you stay forever young… 

6 comentarios

Archivado bajo OTROS

6 Respuestas a “Bob Dylan – Forever Young

  1. majepon

    gracias muy buena seleccion,…
    la siguiente podría ser Blowing in the wind, para poder seguir soñando

  2. Para estos días en los que parece que la esperanza en el futuro puede renacer, gracias a una generación supuestamente perdida que exige ser tenida en cuenta, yo me quedaría con “The times they are a-changing”.

    (No soy para nada experto en Dylan, apenas podría citar diez o doce canciones suyas… pero ese pequeño puñado es tan gigantesco que marca. Por cierto, que también tuve la suerte/desgracia de verlo en directo, en Santiago en el 2004, medio “de rebote” en un festival al que fui motivado por la presencia de mis admiradísimos The Cure, y en el que, “de regalo”, disfruté de otras leyendas como Iggy, Lou Red, Echo & The Bunnymen, el propio Dylan, de genios contemporáneos como Muse, Massive Attack, Chemical Brothers, y por encima de todo -es curioso, lo más humilde al final acabó siendo lo que más me impactó- de un sorprendente, improvisado y emocionante concierto en acústico de Eva Amaral, ella sola, con su guitarra, sin más, cubriendo apresuradamente y sin ensayar la baja de uno de los participantes en el festival -Gary Jules- por culpa de un retraso en el avión… qué concierto más sincero, sencillo, pero poderoso y estremecedor… Perdón, que me pierdo: sobre el concierto de Dylan, por decirlo en un frase: daba tanto la sensación de sentirse por encima del bien y del mal que el hecho de que el concierto no estuviera consiguiendo conectar con la gente para él parecía ser una pequeña menudencia sin importancia)

    • ¡No me lo puedo creer! cuando yo vi a Dylan, en León, venía con Amaral de teloneros; pues resulta que él se había lesionado en la muñeca y la chica tuvo que cantar y tocar la guitarra sola. Me impresionó muchísimo, y eso que no es mi tipo de música ni mucho menos, ¡qué coincidencia! Mi adorado Dylan dio un espectáculo bochornoso, todas las canciones parecían la misma, berreadas no cantadas (aunque eso nunca fue su fuerte) y sin mirar al público, cosa que a mí personalmente me dio igual. En fin, al menos puedo morir tranquilo, jejeje. Forever Young me pareció adecuada al cumplir 70 tacos.

  3. Me imaginaba que le habríamos visto en la misma gira, je, je (era fácil, tampoco se prodiga tanto por España, recuerdo que el hecho de que en el 2004 diera su buena decena de conciertos por aquí fue todo un acontecimiento… uno de ellos en mi ciudad, Alcalá de Henares, también por supuesto con Amaral de teloneros, me parecía increíble que esa leyenda visitara nuestra humilde población…)

    De hecho, para continuar con las casualidades, el recorrido de Amaral + Dylan si no recuerdo mal iba más o menos “de sur a norte”, y el concierto de León en el que tú estuviste debió de ser justo el anterior (o como mucho dos o tres antes) que el de Santiago en el que estuve yo. El caso es que el rumor / noticia del incidente en la muñeca del guitarrista de Amaral había llegado hasta Santiago y recuerdo haber pensado: “ojalá hubiera podido ver esa actuación de Eva Amaral en solitario, con esa voz, con la desnudez de tocar sólo ella con su guitarra debe de ser impactante”… y gracias al bendito avión que retrasó a Gary Jules (ojo, “peazo” de profesional: llegó dos horas tarde pero aún así insistió en salir al escenario y tocar aunque sólo fuera un par de canciones, sin preparar sonido, sin ensayar ni nada, casi recién bajado del taxi) gracias a ese retraso, decía, pude disfrutar esa maravillosa experiencia. Coincido contigo: Amaral no estaría para nada dentro de mis preferencias musicales (aunque, dentro de la música “de los cuarenta principales” :-) me parece de “lo menos malo”, je, je) pero ese concierto, similar al que verías tú, con esa sinceridad, con esa fuerza, con esa intensidad emocional que, repito, se notaba completamente sincera… uff, brutal.

    Y, sí, el concierto de Dylan en sí en Santiago también igual que el tuyo: vengo, toco, y me voy. Ni saludo, ni busco conectar con el público. Pero entiendo que si es tu ídolo “number one” te diera absolutamente igual :-)

  4. No, lo que me dio igual fue que no mirase al publico, entiendo que esa pose puede formar parte del personaje, pero la actuación en sí fue una tomadura de pelo. A lo mejor un día de estos pongo algo de Gary Jules.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s